5 junio, 2020

La Verdad Hidalgo

Diario digital sobre política y sociedad

El reto de Ramírez Cuéllar en Hidalgo

Tras ser ratificado como presidente temporal de Morena, el líder barzonista deberá dejar sin efecto los acuerdos de Yeidckol Polenvsky con personajes oscuros de la política estatal


Por: Rosquillas

Otro reto en puerta tiene Morena ante la decisión del tribunal electoral federal de ratificar como presidente interino nacional del partido a Alfonso Ramírez Cuéllar, derivado de la validación de la sesión del Congreso Nacional Extraordinario donde fue elegido como presidente temporal, pues él debe organizar el relevo de la controversial Yeidckol Polenvsky.

Y el reto consiste en dejar sin efecto los acuerdos que la ex dirigente “firmó” con personajes no muy bien vistos en el partido color vino y aun fuera de él, pues involucra a personajes como el segundo de a bordo de Elba Esther Gordillo, Rafael Guzmán Ochoa, entre otros oscuros personajes, como quienes en Coahuila están ligados al ex líder priista Humberto Moreira.

En otros casos, como en Hidalgo, deberá sortear la inclusión del beltronista Canek Vázquez, quien al parecer ya tiene todo listo para ser el abanderado de Morena en la capital Pachuca a pesar del rechazo de la base militante y aun de otro ex priista que se apuntaba en la carrera apoyado precisamente, según él, por la controvertida empresaria mexiquense.

Asimismo, enfrenta en este estado a quienes ya están listos para renunciar a las curules de la LXIV Legislatura hidalguense en pos de la candidatura a las alcaldías de las ciudades más importantes y acaso más redituables: Pachuca, Mineral de la Reforma, Tula, Tulancingo y Huejutla, amén de Actopan y Tizayuca.

Todos ellos, claro está, del Grupo Universidad, bueno, excepto la oriunda de Tizayuca, y enfrentarían escenarios no pocos complicados, pues tienen enfrente no sólo a los partidos opositores, sino a opositores entre ellos mismos. Así, se habla de Humberto Veras Godoy, Roxana Montealegre, Tatiana Ángeles, Miguel Hernández, Susana Ángeles, entre otros, como los que estarían yéndose antes de cumplir el encargo para el que fueron elegidos.

Y eso lo sabe bien Ramírez Cuéllar, eso de andar saltando de puesto en puesto, trabajando para los fines de un grupo ajeno o cobijando nombres y personajes ligados a otros más oscuros personajes como sería el caso de dos apuntados a contender por la candidatura, ambos, ex priistas, no deja nada bueno ni al partido ni a la democracia.

Y la expectativa crece ante las reciente declaraciones del zacatecano, pues para hacer grande a Morena tendrá que acercarse verdaderamente a la militancia, y no sólo eso, sino tomarle parecer, y acaso, en el mismo Hidalgo, arma 84 planillas que logren representar el verdadero movimiento social en el partido.

Pachuca está a la expectativa, pues propios y extraños ya hablan de que lo más sano para los morenistas en la capital sería Pablo Vargas, como candidato ciudadano y aun Selene Olvera, pues sería ya mucha “elucubración” pensar que podrían mandar a Navor Rojas y de suplente a Canek “Beltrones”, como si fuera “Juanito”. ¿Qué dirá Lima Morales?

Aquí en Hidalgo hacen eco del dicho del líder nacional de Morena, quieren un partido grande que represente dignamente a la militancia y a quienes han confiado en el partido, y piden un candidato ciudadano, y que sea oriundo de la Bella Airosa. 

Entre tanto, Alfonso Ramírez Cuéllar tendrá que trabajar duro, dialogar mucho y hacer más, en sus primeros procesos, Hidalgo y Coahuila, si quiere seguir siendo ese hombre de izquierda que ha sido reconocido en otros tiempos por su férrea oposición al Fobabroa y al IPAB; ojalá sea así y aunque se reviente El Barzón, la yunta siga andando.